¡Olé tu actitud!

¡LA INTEGRIDAD!
Lucas León Simón
¡Qué pena que esta actitud no la sigue practicamente ningún político de ningún partido
Julio Anguita renunció por escrito a la paga de pensión máxima vitalicia a la que tenía derecho como ex-parlamentario, argumentando que “con la pensión que le correspondía como maestro tenía bastante”.
Julio Anguita o por qué no todos los políticos son iguales
Cuando José María Aznar y Felipe González nos dictan al común de los ciudadanos una lección de indecoro e insolidaridad, cuando nos enteramos que María Dolores de Cospedal gana al año 241.000 € con el cobro de tres sueldos públicos y la Pajin otro tanto por el estilo, cuando sabemos que el presidente de la Diputación de Castellón no tiene mas remedio que declarar un patrimonio de 3,9 millones de euros cuando hace cinco años NO declaraba ninguno, nos enteramos que, de manera totalmente accidental, se ha sabido que hace siete años, Julio Anguita renunció por escrito a la paga de pensión máxima vitalicia a la que tenía derecho como ex parlamentario, argumentando que “con la pensión que le correspondía como maestro tenía bastante”. Genio y figura. Julio Anguita viene a demostrarnos que el dicho populista de “todos los políticos son iguales” no se verifica, al menos en su totalidad. Que hay distintas formas de ser y estar en la política, de entender los compromisos éticos y ejemplarizantes de un cargo público y que la erosión que afecta a nuestra moral pública tiene un freno.
No todo es poder y dinero. Tengo la fortuna de ser amigo personal y haber sido de un equipo de gobierno de Julio. Conozco la sobriedad espartana de su espíritu. Sé que en pocas personas se verifica una mayor consecuencia entre lo que dice y piensa y su modo de vida. Nunca había acabado de entender por qué considera un punto de felicidad dormir la siesta en verano sobre una manta tendida en el suelo, ni por qué su mayor consideración del lujo y del ocio es jugar una partida de dominó al atardecer, cuando está de vacaciones. En esta dura mitología del capitalismo, Julio juega contracorriente. Y su compromiso consigo mismo y con la sociedad, gana.

PARA SEGUIR LEYENDO EL TEXTO:
Artículo original aquí: Blog de Lucas León Simón

Comentarios

  1. apocalipcis dice:

    Don ROQUE.
    Disculpe Ud. mi atrevimiento pero me voy a permitir darle un consejo.
    Llevo tiempo viendo sus escritos y la verdad es que no dejan a uno indiferente es mas, en muchos de ellos comparto el 100% con Ud.

    Pero observo que es Ud. muy vehemnete en expresar sus intelectos y siendo que estamos en un pais libre, puede hacerlo !como no¡, pero no olvide que es Ud. un personaje público y con dedicación al pueblo y claro que puede tener su propia opinión de las cosas pero no confunda los “pulpitos” e intente adoctrinar por estos medios a nadie. Es la palabra de Dios por la que se debe desvivir.

    Un saludo muy cordial y disculpe mi atrevimiento.

    1. Roque dice:

      Es curiosa la actitud de mucha gente que nos dice a los curas, que poco menos que nos encerremos en las iglesia y allí hablemos. Nunca me ha molestado aunque pudiese parecer lo contrario que alguien responda a mis escritos. Si alguno lee el evangelio de San Lucas, en los comienzos del capítulo 3ª, vemos como San Juan Bautista, recrimina actitudes nada cristianas, entre otras cosas recrimina al gobernante de turno que este viviendo con una mujer que no es su mujer (si eso hoy publicamente lo dijese de alguna persona (que conste que yo nunca lo haría) posiblemente correrían ríos de tinta) Y no solo eso recrimina a unos soldados, comerciantes,… sus actitudes. Si hoy existiese Juan el Bautista, San Pablo o el propio Jesucristo, seguramente le diriamos que se calle y que hable en la iglesia. ¡Ah! Posiblemente serían incluso muchos cristianos los que le mandariamos callarse. No se porque molesta el que uno hable en un medio, donde yo sepa no está prohibido. Perfecto no soy, pero tengo el mismo derecho que cualquier ciudadano a hablar, aun cuando pueda haber gente que no esté de acuerdo.

      1. apocalipcis dice:

        PADRE.
        Disculpeme entonces, pero no a sabido captar lo que le he querido decir.
        Claro que es Ud. libre de participar en donde quiera DIOS no libre.