Malabarismos en el pacto de gobierno del Ayuntamiento de Güímar

Durante los últimos años, por estas fechas, el Pleno del Ayuntamiento de Güímar prepara los acuerdos para la distinción de personas e instituciones. La aceptación de los honores tiene lugar en una ceremonia pública que coincide con el día en que se celebra la misa en honor de la Virgen de El Socorro, Alcaldesa Honoraria del municipio.

Este año se ha planteado al equipo de gobierno una situación delicada puesto que han transcurrido pocos meses desde el fallecimiento de Vicenta Díaz. Aunque es de ley un reconocimiento a Tita, y así lo he defendido en este medio, los tiempos no han cuadrado, y la cuestión temporal en política es de suma importancia. Según parece, el Partido Popular ha demandado una distinción notable para quien fuera alcaldesa de Güímar; sin embargo, su insistencia y, según dicen, sus exigencias, han chocado con la necesaria moderación impuesta por el Partido Socialista. La militancia socialista no hubiese entendido una distinción a la que en orden de acceso al cargo ha sido la cuarta alcaldesa del municipio en tiempos democráticos sin que, hubiese habido un reconocimiento a dos ex-alcaldes anteriores y que han ostentado su condición en representación del Partido Socialista Obrero Español.

Según parece, las presiones de los representantes del Partido Popular han sido moderadas por sus socios de gobierno,  y así, los alcaldes Víctor Pérez, Rigoberto González y Vicenta Díaz darán nombre a sendas calles en la Urbanización de las Vistas.

En este punto está el acuerdo, no obstante, la última palabra la tendrá el Pleno que se reunirá el martes a las nueve de la mañana. Según mis fuentes el Pleno será presidido por la primera teniente de alcalde debido a la ausencia de Rafael Yanes. Como los lectores saben los gestos en política constituyen una manera de expresión.

O sea, por lo pronto, tiempos y gestos.

Comentarios

  1. Lios dice:

    Los políticos se dan a si mismos honores y distinciones. Esto es algo que siempre me ha llamado la atención. Eso de premiarse a si mismos por lo bién que lo han realizado. Verlos apurados dandose nombres de calles y esas cosas me divierte. Vaya una cara de iridio

    Pensar que ha hecho de bueno Doña Vicenta para que tenga una calle o una medalla de Güímar me cuesta mucho trabajo. Pues después de D. Pedro Guerra no conozco un politico tan nefasto.

    Muchos cuidadanos anónimos han realizado actos de heroicidad dignos de una calle como recordatorio de su paso por esta vida ¿cuantas mujeres maltratadas, las de verdad, han muerto en el silencio?¿Cuantas personas no conocidas jamás podrán tener una calle o un honor de esos que tanto les gusta a estos desastres? ¿Cúal es la medida para tener mas derecho que una ciudadano cualquiera que sólo se ha dedicado a vivir?

    Ni la jovencita de agache la no preparada, ni el ferretero, ni el artista de los Majuelos se han acordado de ellas. Que decir de los sensibles socialmente hablando los socialistas, quienes en la calle, dedicada a uno que fue de los de Franco, se han puesto una placa. No tienen fin estos seres cortos de mente. Sigo cada vez más indignado

    1. fula dice:

      Buenas.
      No estamos en épocas de auto proclamaciones políticas y distinciones varias, en momentos que ha quedado demostrado, lo que han hecho, con la nación española después de politiquear los últimos treinta años.
      Que ha nadie ensalcen como a un Dios, y a nadie quemen como a un Diablo, hay que escuchar a las gentes humildes de los barrios; y lo mas importante saber exigir, pues ellos han dado mucho, sin exigir nada a cambio, acordaros de esas personas dignas y honorables, buenos vecinos, personas mayores y ciudadanos honrados a los que nadie escucha, pero que son libros abiertos de sabiduría, mamada a pulso en la universidad de la vida.
      El derecho de decidir lo que piensan y lo que sienten, les fue dado por los Dioses, NO PODRÁ SER QUITADO, POR LOS HOMBRES, sin que éstos, tarde o temprano, pagan el justo precio.

      ENALTECER AL PUEBLO LLANO Y SUS ANONIMOS, que son muchos/as y nunca recordáis que trabajáis para ellos.
      Saludos.