Según el Partido Popular, el PSOE ha convertido el carnaval en un negocio

El concejal del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Candelaria, José María Bolaños, mostró su malestar y preocupación por el deterioro y transformación que ha padecido el carnaval en la Villa Mariana a manos del gobierno local, en especial del responsable de Fiestas, Alfredo Blas Arencibia Saavedra.

“Todos los años tenemos la esperanza que la concejalía de Cultura y Fiestas recapacite sobre el aire que ha tomado el carnaval de Candelaria”, indicó Bolaños, quién aseguró que “con el PSOE, nuestro fiesta se ha transformado en un auténtico negocio”.

En este sentido, el concejal popular explicó que “personalmente, llevo participando de forma activa en los carnavales desde hace muchos años, como miembro de la Comparsa Tropicana así como de la murga Los Sangarriangas, ésta última desaparecida este año por falta de financiación, dos grupos que han visto poco apoyo por parte de nuestro Ayuntamiento”.

“También queremos recordar a la recién estrenada murga infantil Los Piratitas y a la Agrupación de mayores Anton Guanche, que han dejado de participar por las mismas causas, es decir, que a nuestras agrupaciones se les da la espalda y no cuentan con ningún respaldo por parte del Consistorio, ni económico ni moral, tanto es así que ni siquiera se les ayuda con el transporte ni se les ofrece un bocadillo”, manifestó Bolaños.

El concejal popular indicó que “todos y cada uno de los grupos que nombro han tenido una gran trayectoria durante muchos años llevando el nombre de Candelaria hasta las más grandes esferas con reconocimiento internacional, de hecho, el carnaval candelariero llegó a ser el segundo de la isla, e incluso los grupos, comparsas, murgas y carrozas se peleaban por participar en la Gala y en la Cabalgata del tan esperado carnaval local”.

Bolaños afirmó que “desde el año pasado, los socialistas han visto en el Carnaval un medio recaudatorio para las arcas municipales, al igual que lo fueron las fiestas de El Carmen y las Fiestas de la Patrona, donde por los numerosos actos celebrados se cobró entrada y en otros cobraban las sillas, sin que sepamos hasta ahora el destino del dinero recaudado y si ha sido contabilizado por el área económica”.

“Este año se pretende hacer lo mismo con los distintos actos del carnaval, y ya el Ayuntamiento anuncio el peligro de su viabilidad, sin embargo nos sorprende ver como se sigue manteniendo y anunciando a bombo y platillo el encuentro de murgas, un acto que tildamos de `compromiso político ya que sólo cuenta con la participación de murgas de Las Palmas, a las cuales hay que abonar su actuación, traslados, alojamientos y dietas”, explicó el concejal popular.

“Hablamos de cantidades de dinero a las que el Consistorio no puede hacer frente, ya que a día de hoy todavía se les adeuda a las murgas de Tenerife su participación el pasado año”, indicó el concejal popular, quién añadió que “la situación financiera del Ayuntamiento es muy delicada y alarmante, y reiteramos que no estamos en contra de que se hagan actos y de que se celebre el carnaval en Candelaria pero lo que no apoyamos es que se cuenten con murgas procedentes de otra Islas porque esto supone un desembolso importante para nuestras arcas”.

Bolaños afirmó que “también nos quedamos asombrados cuando oímos al alcalde de la Villa destacar que este encuentro da negocio a las empresas de sonido e iluminación, porque si bien puede ser cierto no entendemos entonces por qué Gumersindo García no contrata a empresas locales”.

Asimismo, el concejal popular criticó el hecho de que “este año, la concejalía de Fiestas ha optado por suspender La Pasión, un evento multitudinario que se venía celebrando desde hace más de quince años y que era organizado por los vecinos del pueblo, una cita en la que los candelarieros participantes demostraban sus dotes artísticas sin percibir un sólo euro, un acto que el concejal de Fiestas ha preferido cambiar por el encuentro de murgas”. Mientras nos gastamos más de cien mil euros en el Festival de la Canción y el Encuentro de murgas, el concejal de Fiestas y el Alcalde deciden suspender el acto de representación de la pasión, donde participan cientos de vecinos de Candelaria y que no cuesta ni un solo euro al Ayuntamiento. Este gesto demuestra que el PSOE en Candelaria sigue la línea de su partido a nivel nacional de suprimir todo aquello que tenga que ver con la iglesia.

Por último, José María Bolaños solicita al edil de Cultura y Fiestas que “recapacite” y lo invita a recuperar la esencia del carnaval de Candelaria, “donde las galas de elección de la reina eran auténticos espectáculos, el coso un despliegue de colorido y glamour, y las calles de nuestra Villa rebosaban de mascaritas y participantes. Candelaria merece tener un carnaval para que lo disfruten los vecinos y no para pagar favores políticos del concejal de turno”.