Industria comienza los expedientes de caducidad de los áridos

En respuesta a las reiteradas peticiones realizadas por parte del Ayuntamiento de Güímar, los técnicos de la Consejería de Industria del Gobierno de Canarias visitaron tres de las extracciones de áridos que, aunque están precintadas por un decreto de la Alcaldía, es necesario decretar las caducidades de sus autorizaciones mineras.

Los técnicos fueron recibidos por varios miembros de la Corporación Municipal, quienes mostraron su satisfacción por el hecho de que se realicen, por fin, estas inspecciones para ratificar lo que ya los informes municipales certifican: los gravísimos incumplimientos de estas empresas, tanto en sus planes de labores, que se han excedido a lo previsto en superficie y en profundidad, como en las alarmantes consecuencias de peligro por desprendimientos debido a que ninguno de ellos ha cumplido con la obligación de restaurar el paisaje.

Técnicos de la Consejería hicieron una inspección para confirmar los graves incumplimientos en los planes de labores

Como se recordará, hace tres semanas que el Ayuntamiento tuvo que cerrar el Camino Real debido a los desprendimientos producidos en la Cantera “El Llano II”, al tener esta extracción una profundidad de 80 metros en el límite de esta vía, que es de vital importancia para los agricultores de esta zona.

El alcalde espera que en la segunda visita de inspección, se incorporen las canteras “El Fregenal” y, en particular, “El Llano II” cuya autorización minera ya ha sido anulada por el Tribunal Supremo.

Yanes recuerda que están a la espera de que el Cabildo de Tenerife modifique el Plan Insular de Ordenación del Tenerife (PIOT), con el fin de que la zona extractiva sea declarada como uso exclusivo agropecuario, y evitar así accidentes como los ocurridos en el Camino Real. Rafael Yanes, insiste en que en los años 2008 y 2010 el Cabildo de Tenerife aprobó en sesión plenaria dicha modificación con el objetivo de sustituir el actual el Plan Extractivo que existe en el municipio, por otro de Restauración del Paisaje y Canalización de los Barrancos. Esto supondría calificar como zona agrícola los cuatro millones de metros cuadrados que se han visto afectados por la extracción ilegal de áridos durante cuarenta años.
En la legislatura anterior, el alcalde de Güímar, logró cumplir el que fuera su principal objetivo político, precintar todas las canteras de áridos existentes en el municipio y que llevaban más de cuarenta años extrayendo áridos de manera ilegal. Esto ha supuesto el mayor atentado paisajístico de Canarias, creando hoyos de hasta 80 metros de profundidad. Al mismo tiempo ha mermado la actividad agrícola en la zona debido a abundante polvo en suspensión que existía por las extracciones y que estropeaba los cultivos.