Agrocanarias 2012 premia el potencial vitivinícola del Valle de Guímar

La Denominación de Orígen Valle de Güímar está de enhorabuena. El fallo de los premios Agrocanarias 2012 en el día de ayer reconoció la gran labor de las bodegas adscritas al CRDO Valle de Güímar: una Gran Medalla de Oro al Contiempo Vidueño 2011, dos Medallas de Oro al Brumas de Ayosa Blanco Seco y al Calius Tinto Reserva 2008 respectivamente y un premio especial a la “Mejor imagen y presentación” al “Momentos” 2011 de Bodegas Ferrera.

Vinos galardonados de la Denominación de Orígenn Valle de Güímar en Agrocanarias 2012

Vinos galardonados de la Denominación de Orígenn Valle de Güímar en Agrocanarias 2012

Cuatro bodegas de la DO suman tres oros y una distinción para una comarca con un gran futuro en el sector

El panel de catadores de Agrocanarias 2012 reconoció la innovación y la selección de Contiempo, el carácter social y la viticultura tradicional de Brumas de Ayosa, el esfuerzo y el carácter familiar de Ferrera, y la apuesta y los primeros pasos del Calius, cuatro bodegas del Valle que han apostado por la tradición vitivinícola de la comarca.

Francisco Javier González Díaz, presidente del CRDO Valle de Güímar, traslada la satisfacción de todos los viticultores del Valle: “Se ha premiado el buen hacer de las bodegas que se preocupan por superarse cada día. Somos una DO muy pequeña y la calidad de nuestros vinos está ya contrastada por los numerosos premios recibidos. Lo que más me gusta es que los cuatro premios son para bodegas muy diferentes: la Comarcal; una bodega mediana, Contiempo; Calius, todavía empezando, y una bodega pequeña y familiar como Ferrera. En la comarca tenemos una gran diversidad varietal y campo para crecer, por lo que auguro un gran futuro a los vinos del Valle de Güímar”.

Tradicionalmente tierra de blancos, este año el Valle ha logrado una Medalla de Oro para un tinto reserva, el Calius 2008: “Me llama especialmente la atención que un vino tinto reserva esté entre los galardonados con Medalla de Oro. Estábamos un poco encasillados como vinos blancos de calidad, y este premio ratifica que en el Valle también se están haciendo buenos vinos tintos, al igual que ocurre en la DO Abona. Se demuestra que hay diversidad, por lo que hay que seguir trabajando en esa línea”.

La distinción más alta ha recaído en el Contiempo Vidueño 2011. Jorge Zerolo, director técnico de la bodega, confiesa que esta Gran Medalla “nos compromete a seguir trabajando en esta línea, superarnos e intentar lograr vinos que expresen todavía más el territorio y las varedades con las que trabajamos, con una personalidad destacada, que es nuestro objetivo como bodega. Nuestra producción es pequeña, pero intentamos cuidar todos los detalles, desde la poda hasta la finalización de la elaboración. El ser una bodega reducida nos permite que todo nuestro equipo trabaje en el campo, en la bodega, en las visitas enoturísticas… y reconocimientos como este son premios a su trabajo”.

Domingo Donato Delgado, enólogo de la Bodega Comarcal Güímar, destaca el “carácter social de la bodega, lo cual premia también la labor anónima de casi 200 pequeños viticultores tradicionales de la comarca, algunos muy mayores, que con mucho esfuerzo consiguen valorizar así su trabajo en el campo. Hace tres años que la bodega tomó un nuevo rumbo con el cambio de dirección técnica y directiva, volviendo a la filosofía que originó su fundación, y eso se nota. Destaco también el origen del vino premiado (tras el que están unos 60 viticultores), 100 % listán blanco, una variedad local y mayoritaria en la comarca, denostada por algunos, por la que nosotros apostamos y que nos ha dado muchos éxitos.

Carmen Gloria Ferrera Tejera, propietaria de Bodegas Ferrera, recuerda que es la primera vez que presenta un vino en Agrocanarias y obtiene una distinción a la mejor imagen y presentación: “Tan sólo llevamos cuatro años bajo DO, por lo que este premio nos hace muy felices. El vino premiado, “Momentos” evoca instantes de pareja, de familia, de los amigos, de complicidad… y es fruto de una uva cuidada con mucho mimo y vendimiada para este vino. La imagen también era muy importante y Alejandro Tosco, el pintor, plasmó la idea del llanto de la parra en la poda y los colores y destellos de la piedra del volcán que rodea la finca. Son 3000 botellas pintadas a mano, un proceso muy costoso, pero el vino que lleva dentro lo merecía”.

Fermín Pérez Pérez es el enólogo de Bodegas Cándido Hdez Pío, que también se estrenaba en Agrocanarias: “La bodega tiene tan sólo cinco años y todavía estamos plantando viña. Con este tinto, Calius, salimos un poco de la rutina y vemos las posibilidades que nos da la tierra. A pesar de que el Sur es tradicionalmente zona de vinos blancos se están produciendo tintos muy interesantes. Seguiremos trabajando y mejorando, y los comienzos no pueden ser más prometedores”.