Entrega de premio del XV Concurso de Rosas y Jardines de Fátima

El pasado sábado se celebró el acto de entrega del XV Concurso de Rosas y Jardines de Fátima, organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Güímar en el marco de las Fiestas del barrio. Los asistentes pudieron disfrutar del tradicional concierto de la Banda de Música del Patronato Amigos del Arte de Güímar.

En esta edición, el Premio a la Mejor Colección de Plantas de Jardín recayó en la vivienda nº 5 de la Calle Guatemala, propiedad de la vecina, Leonor Sierra. El Premio a la Mejor Composición de Jardín fue para el del nº 5 de la Calle Ecuador, propiedad de los vecinos Clemente Mesa y Juana María Padrón. Y el Premio a la Mejor Rosa de Jardín fue para la que presentó Susi de La Rosa, vecina de la Carretera General del Sur, nº 49, en El Escobonal.

El jurado que emitió el fallo estuvo compuesto por Pablo Melián, ingeniero agrónomo y responsable en Güímar de la empresa Interjardín, Manuel Ángel Mesa, capataz agrícola y formador especializado en cursos de jardinería y Javier Eloy Campos, director de la Escuela de Artes Fernando Estévez, artista plástico y uno de los creadores de este concurso de Rosas y Jardines de Fátima. El jurado además, quiso hacer una mención especial al jardín propiedad de la vecina ya fallecida, Juana Padilla, ubicado en la Calle de Cuba nº 17, y en el que se mantienen las características de los jardines de Fátima de hace varias décadas, destacando su parral y plantas medicinales para uso doméstico.

El Concurso de Rosas y Jardines de Fátima es una iniciativa que durante años se ha organizado en las fiestas del barrio para dotar al programa de eventos de naturaleza cultural, al tiempo que potenciar la conservación de los jardines de las casas fundacionales del barrio.

Fátima surgió como un poblado de personas mayoritariamente inmigrantes que acudieron a Güímar, atraídos por la prosperidad de los cultivos de exportación en los años cincuenta del pasado siglo XX. Aunque se ubicaron de manera espontánea sobre las lavas del volcán de 1705, posteriormente el Ayuntamiento hizo un reparto igualitario de terrenos y un proyecto de vivienda común que otorgaron al barrio un aspecto limpio, moderno y amable. Una de las características de estas viviendas eran pequeños pero alegres jardines anteriores que con los años se convirtieron en la estampa más característica del barrio de Fátima aunque en muchos casos, la necesidad de una plaza de aparcamiento, problemas de humedades y otros, hicieron que muchos vecinos los eliminaran. Con el concurso de Rosas y Jardines se pretende revalorizar estos jardines y agradecer a los vecinos que se esmeran en su cuidado su aportación a mantener un paisaje urbano de valor.