Las obras de intercambio de la Policía Municipal y la Concejalía de Bienestar Social, sin terminar, casi dos años después

El Grupo Municipal Socialista afirma que este disparatado intercambio de ubicación de dos áreas del Ayuntamiento es otro ejemplo más de la caótica forma de actuar de Carmen Luisa Castro

Güímar, 27 de marzo de 2017. Los concejales del Grupo Municipal Socialista vuelven una vez más a denunciar el caótico funcionamiento del Ayuntamiento de Güímar con un nuevo ejemplo: las obras de acondicionamiento para la reubicación de las áreas de Policía Local y el antiguo patronato de Servicios Sociales. Dichas obras, se iniciaron de una manera totalmente irregular tanto en lo que respecta a la adjudicación de los trabajos como en cuanto a la documentación requerida en julio del año 2015, tan solo unos meses después de las últimas elecciones. El objetivo, incomprensible a ojos de los socialistas, era reubicar en el edificio central del Ayuntamiento el área de Servicios Sociales y trasladar al edificio hasta ahora utilizado por estos, a la Policía Local. Hay que resaltar que el edificio a intervenir, sede del Patronato de Servicios Sociales, fue construido por el Gobierno de Canarias con esa finalidad específica y aún hoy, sigue sin ser propiedad del Ayuntamiento de Güímar.

Estado del lateral modificado en el edificio de Servicios Sociales / foto cedida

Estado del lateral modificado en el edificio de Servicios Sociales / foto cedida

Tan solo unos meses después, las obras, que no contaban en el momento de su inicio ni con la más básica memoria, proyecto o presupuesto, tuvieron tropiezos tanto técnicos como de tipo administrativo entre otras razones porque se estaba interviniendo en un edificio catalogado Bien de Interés Cultural sin la preceptiva autorización del área de Patrimonio Histórico del Cabildo, algo que ya forma parte del “modus operandi” del Grupo de Gobierno que preside Carmen Luisa Castro que sigue actuando en las obras públicas como si de “cáncamos” de fin de semana se tratara. También se comenzó en aquel momento un acceso para vehículos rodados desde la calle Arístides Hernández Mora hasta el sótano de la Casa de la Juventud atravesando el jardín del edificio de Servicios Sociales, que continúa inconcluso y lleno de malas hierbas. En ambos casos y tras las repetidas preguntas de la oposición, hubo que contratar a un arquitecto externo que redactara, con las obras ya iniciadas, el preceptivo proyecto.

Aunque desde ese momento, los trabajadores del área de Policía Local se trasladaron a improvisadas instalaciones en el edificio de Servicios Sociales, los correspondientes a éste área no pudieron reubicarse en su supuesto destino, permaneciendo hasta el día de hoy en esta situación de interinidad y obviamente, hacinamiento. Paralelamente, todo el espacio destinado hasta ahora a la Policía Local, permanece diecinueve meses después desocupado y con una obra inconclusa en su interior. Terminan los socialistas preguntando como es posible que la experiencia de haber estado catorce años en el Ayuntamiento no haya enseñado a Carmen Luisa Castro las más elementales reglas de los procedimientos administrativos necesarios para llevar la más sencilla de las obras a buen fin.