¿Son objetivos los medios de comunicación?

La objetividad de los medios de comunicación es algo que, sin duda alguna, todos nos hemos preguntado alguna vez. ¿Será esta noticia verdaderamente objetiva; es totalmente cierto esto que me cuentan; es infaliblemente real esta información? Como podemos imaginar, la respuesta a este tren de cuestiones presenta una enorme dificultad, tanto teórica como explicativa o metodológica. Más aún, la percepción que cada individuo o grupo pueda haber tenido, tenga o llegue a tener a razón de una información, dato, hecho o suceso, dependerá de una concatenación de variables tendente al infinito. Sin lugar a dudas, discutir acerca de la objetividad de los medios de comunicación nos lleva a cuestiones tan dispares como qué es la realidad o qué es la objetividad; pero también nos obliga a preguntarnos cómo y en qué manera los mensajes comunicativos son aprehendidos y estructurados por los oyentes/espectadores/lectores; pero, sobre todo, qué valor dan éstos al mensaje y por qué de esa forma y no de otra. Quizás, debamos introducir la afirmación de que existen dos o más realidades, o tantas realidades como individuos conformen el conjunto de actores sociales; quizás, debamos preguntarnos acerca de si lo objetivo no es sino subjetividad truncada. De esta forma, nos habremos dado cuenta, si estamos atentos, que lo que suponemos una verdad absoluta e inmutable, bien puede ser una mentira o presentar amplios matices diferenciadores en la cosmovisión de otra persona, por ejemplo, de nuestro vecino. Así pues, podríamos plantear que, quizás, los medios de comunicación no creasen información, sino una información o su información.

Detengámonos en esta idea y pongamos un ejemplo en el mundo musulmán, o, mejor dicho, en la visión (que no información) que los medios de comunicación ofrecen (¿venden?) a los espectadores/oyentes/lectores. Si escrutamos la mayor parte de las imágenes expuestas por los medios de comunicación acerca del mundo musulmán, nos damos cuenta que sólo aparecen escenas caóticas, irracionales y violentas; es decir, sólo vemos sangre, armas, disparos, miembros mutilados, niños muertos, coches bomba, masas enaltecidas, acciones aparentemente irracionales, supersticiones, fanatismo religioso y un largo etcétera. No obstante, ¿podemos asegurar que esa visión es la que comparten aproximadamente mil millones de personas? El ejemplo es claro y certero. ¡Pero ojo!, ello no significa que este fenómeno sólo suceda en una escala tan amplia. Muy al contrario, la selección de información está presente en los medios de comunicación a escala estatal y local.

Sin olvidarnos del ejemplo ahora expuesto, volvamos a la línea argumental primigenia. ¿Son objetivos los medios de comunicación? La respuesta que damos a este interrogante, va más allá de una simple afirmación o negación: los medios de comunicación son generadores de objetividad; es decir, los medios de comunicación producen realidades a través de sus mensajes comunicativos. ¿Pero dónde la producen, dónde construyen esa realidad? Para responder este nuevo interrogante, debemos introducir una noción no poco controvertida: no existe realidad al margen del sujeto; es decir, la realidad es un producto del sujeto, no un ente con propiedades ontológicas fijas, esto es, naturales, que éste observa. Si aceptamos esta premisa, fijamos que los medios de comunicación crean la realidad no a través de sus mensajes, sino que, éstos, son exclusivamente herramientas que median en la creación de la realidad; por lo tanto, la realidad es creada o generada en el seno del sujeto, nunca fuera de él. Sin embargo, el lector se preguntará ¿qué demonios queremos expresar o afirmar con este galimatías teórico-explicativo que hemos expuesto? Sencillo.  Queremos expresar que la búsqueda de objetividad en los medios de comunicación no lleva a puerto seguro. Por ello, desde esta visión que hemos estructurado, rechazamos cualquier argumento a favor o en contra de la objetividad o subjetividad de un medio de comunicación, pues esta disquisición se asienta en una base imaginaria e imaginativa. Muy al contrario, proponemos como juez no al concepto de objetividad-subjetividad, sino al de rigor o carencia de rigor; es decir, con qué rigor, con qué seriedad, un medio de comunicación genera su información. Pero sobre esto, ya dedicaremos alguna reflexión más adelante.

4 comentarios on “¿Son objetivos los medios de comunicación?

  1. Jajaj…

    ¿ Cual es el sexo de los Angeles ?.
    ¿ El secreto de la Santísima Trinidad ?

    Permítame este breve sarcasmo, amigo extraviado,… Pero la filosofía a estas horas tempra-mañaneras no se me da bien…
    Ufff,… Ir a buscar hoy la objetividad… Cuando es público y notorio que las agencias de noticias no hacen más que maquillar las notas de prensa de los organismos públicos y emitirlas como noticias.

    ¿ Acaso no ha oido hablar de ” líneas editoriales ” ?.

    Hace tiempo, relacionando estos “tiempos de dificultades transitorias” con los medios de prensa y ls dificultades del españolito medio para sesgar la informacion sesgada que le llega vía medios convencionales expuse el parecer del australiano Rupert Murdoch  magnate de la prensa mundial ) que baticinaba el ocaso de los medios tradicionales y el triunfo de la Blogosfera.

    Y en eso estamos, …¿ no le parece ?.

    Con esto no quiero decir qe en la Red encontremos verdades absolutas pero quizás los que a ella accedemos lo sabemos y no la buscamos….¿ no cree Usted ?

     Nos acercamos a la noticia cotejando múltiples verdades. Existe “la verdad según Extraviado”, “la verdad según Juan Miguel”, “la verdad según Líos”,… Y de todas ellas sale mi propia interpretación de “la verdad”.

    Yo creo que ganamos todos así,..¿ Y Usted ?.

    Saludos, vecino.

    Martillo de Herejes.

  2. Bien, algo tengo que decir. Los medios de información no son objetivos. La objetividad es inalcanzable. Y está intrínsecamente relacionada con la falibilidad de las personas. Como no somos infalibles erramos, también los periodistas, y por tanto nuestros escritos y declaraciones están sesgados por nuestra propia humanidad. Si no, seríamos máquinas (que por cierto también se equivocan porque las programaron humanos)

    Ahora bien, en El Cañizo lo que intentamos son fundamentalmente 2 cosas, que la gente esté informada de lo que pasa en el Valle de Güímar y que cualquiera pueda dar su punto de vista. Eso no garantiza evidentemente la objetividad pero sí el contraste de fuentes que sí que es uno de los pilares de la prensa.

    Por otro lado, si navega usted por Internet notará que muchas de nuestras noticias en la web (no así tanto en la versión escrita) son de los gabinetes de prensa de los diferentes actores sociales y políticos. ¿Significa eso que copiamos? Claro que copiamos, lo hacemos porque no nos queda más remedio pero fíjese que actuamos como compiladores de información. Para poder estar al tanto de las novedades del Valle tendría que visitar no menos de 10 páginas web y estar suscrito a la lista de distribución de otros tantos partidos políticos.  Por no contar con las asociaciones de vecinos de una u otra índole y las empresas. No es viable.

    Las notas de prensa llegan, nosotros las procesamos, aumentamos su información si podemos y publicamos. Los ciudadanos opinan sobre ellas con total libertad y El Cañizo da soporte a esa libertad. ¿Que podríamos trabajar más y sacar más noticias de cocina propia? Pues sí, pero entonces El Cañizo no sería viable económicamente. Hay que buscar un equilibrio.

    Hacemos lo que podemos, con los medios que tenemos.

    Argelio Díaz
    Editor

  3. Buenuu, Buenuu, Buenuuu…

    1.- Parece ser que ahora “el hermanísimo” ( modo irónico activado )actuará de cronista periódico en este diario…

    Bien. Se acepta pulpo como animal de compañía… Y ya que estamos… D. Argelio: se le pasó por alto este otro titular:

    http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008112600_2_184298__Tenerife-Domingo-Ramos-imputado-presunta-prevaricacion

    Y ya que estamos, D. Juan Miguel: ¿podría aclararnos ahora porqué en Candelaria por un “Convenio de Cuarta Planta” el Juez llama como imputado al Concejal de Urbanismo, mientras Ud. aventura, siempre según sus predicciones, que aquí lo será la ex-alcaldesa?.

    ( Modo irónico desactivado )

    Saludos.
    Martillo de Herejes