Víctor González encabezará la lista del Partido del Pueblo

El Partido del Pueblo de Güímar acaba de decidir que Víctor Manuel González Díaz sea quién dirija la candidatura de esta formación política.Esta elección esta basada, según un comunicado enviado por dicho partido, en que Víctor González, es una de las personas que más conoce el Ayuntamiento de Güímar, su funcionamiento, avalándolo ocho años como concejal del mismo (1999 -2007), trabajando dos como personal funcionario interino (1997 – 1999) y desde el periodo (1995 -1997) colaborador de diversos actos organizados por el Ayuntamiento.

La nota se expresa así: Son muchos los proyectos aportados por Víctor González para el municipio de Güímar en: embellecimientos, alumbrados públicos, en la potenciación de nuestras fiestas y tradiciones.

Es el Edil más odiado por el resto de concejales de nuestro Ayuntamiento, porque ha denunciado los casos de corrupción del Consistorio, que actualmente La Fiscalía Anticorrupción ha remitido al Juzgado Nº 2 de Güímar.

Víctor González, es uno de los concejales que más propuestas ha realizado y en dos años que estuvo en el gobierno (2001 -2003), es el que más dinero trajo y gestión hizo para el bien de Güímar.

Todos creemos que conocemos la historia de Víctor González, en el Ayuntamiento de Güímar, pero que mejor que él, para que nos cuente su pasión por la política municipal, y sus cambios de trayectoria en la misma.

Su gran pasión por la política lo llevó desde muy pequeño, desde los seis años, a seguir con gran interés la política nacional, siendo un pasional por la misma. Pero su pasión era la política local, lo que él recuerda con más cariño, son los mítines de Pedro Guerra, subido en un camión en las Tanquillas, en el salón de los Campos. También cuando estuvo en Güímar Adolfo Suárez, y desde bien temprano estuvo cogiendo sitio en la plaza de San Pedro, para verlo y escucharlo.

Su primera maestra en política local fue Carmen Cabrera. Desde el año 1995 trabajó voluntariamente Víctor González, en la Concejalía de Cultura, colaborando en la organización de actos, como co-organizador del primer programa de navidad del municipio, siendo el responsable del mismo. De esta mujer política aprendió a mirar la peseta y como se administraba el Ayuntamiento con pocos recursos. En la actualidad conserva con ella una buena amistad.

Víctor González tuvo que estar cerca de un año cumpliendo con la objeción de conciencia en el Ayuntamiento de Güímar, gobernando en ese tiempo el PP, CC y ATF, convirtiéndose en un estorbo para el grupo gobernante.

Pero como el que era concejal de cultura, el Sr. Castro, sabía de la valía de Víctor, lo tuvo a su servicio para ayudarlo en toda clase de eventos organizados por el Ayuntamiento.

La Alcaldía contaba con poco personal en aquel tiempo y un día por los lazos del destino, la Sra. Alcaldesa le dijo que atendiera el teléfono, al público, etc, convirtiéndose en ese momento en personal indispensable para la misma. Cuando la Alcaldesa se quedó sola por el abandono de los concejales, Víctor, con un equipo de muchachos ayudaron a sacar el Ayuntamiento adelante en toda clase de eventos y fiestas, siendo una época difícil, pero la mejor ya que la recuerda con mucho cariño.

Llegaron las elecciones de 1999 y Víctor González formó parte de la candidatura, hasta incluyó en las mismas a su primo y padrino Francisco del Rosario y a su amiga Marisili, quedando en la oposición. Pero después de dos años, los malos entendidos y enfrentamientos con la líder del PP hacen que Víctor abandone y se pase al Grupo Mixto, convirtiéndose en un tránsfuga.

Víctor González, recuerda los buenos momentos vividos con Dª Vicenta, y hoy en día, conserva una amistad con la misma y en los momentos difíciles personales han estado en contacto.

Rigoberto González, apostó por la introducción de Víctor en el Grupo de Gobierno, dándole las áreas de Fiestas, Protocolo, Jardines, Embellecimientos y Cementerios, y, cuando faltaban ocho meses para el final del mandato, el Servicio de Limpieza de Dependencias y Viaria, llevando estas áreas con sobresaliente.

Convirtiéndose en uno de los concejales más enérgicos del grupo de gobierno, trabajando por proyectos para el municipio de Güímar y gestionando subvenciones para la financiación de los mismos.

Él tenía claro que quería seguir en política y en marzo del 2003, antes de los comicios de mayo, crea un partido para seguir trabajando por su pueblo. Pero se convirtió en persona clave del Alcalde y éste apostó por que formara parte de las filas del PSOE, siendo conocedores este partido y sus dirigentes que Víctor había creado un partido.

Los dirigentes del PSOE de Güímar no perdonaron a Rigoberto González, la perdida de votos y empezaron una cruzada contra él, cogiendo firmas para que abandonara el partido y sus cargos, pero esta situación no los llevo a ningún sitio. Entonces aplicaron los estatutos del partido contra Víctor González, expulsándolo del PSOE y así quitarle uno de los aliados a Rigoberto González.

Rigoberto González, empieza con una campaña de afiliación de personas para hacerse con el control del PSOE, en Güímar, pero en las altas instancias se confabulan contra éste para dejarlas sin efecto. Entonces entran en escena los concejales para quitarle de portavoz en el Ayuntamiento, y tiene que abandonar el PSOE. Detrás de él, Víctor González, ya que no pinta nada dentro de un partido del que ha sido expulsado y que sólo lo mantenía el portavoz, que era quien le había dado su confianza.

Rigoberto González, ficha por el CCN, ya que él entendía que el Partido del Pueblo de Güímar, es un partido con pocos recursos económicos. Entonces optó por que cada uno fuera por caminos separados. Víctor González, que había depositado el Partido del Pueblo de Güímar, en gente de su confianza, eligió seguir apostando por la gente joven que lo apoya.

Víctor González, es el primero que apostaba por una cara nueva encabezando la lista del Partido del Pueblo de Güímar, pero han sido los jóvenes quienes han apostado por él, lo que siempre repite Víctor, es; “que no es ejemplo para nadie”. En la vida cada uno tiene que tomar sus propias decisiones y equivocarse por si sólo, porque eso nos hace madurar, porque gracias a las veces que se ha equivocado en política, se considera una persona con bastante experiencia en la vida municipal.