La monja enana

La monja enana es un personaje de la película de Fellini Amarcord. Hoy lo menta Pedro J. Ramírez en su carta del director publicada en el periódico “El Español”.

En película «Amarcord» un loco grita desde un árbol: «¡Voglio una donna!… ¡Voglio una donna!» (¡Quiero una mujer!) La familia y el alcalde asisten impotentes a la escena ya que no hay manera de lograr que descienda pese a repetidos intentos. Por fin, llega una monja enana, asciende por una escalera y rápidamente baja al loco, con una rapidez inusitada que es el sorpresivo desenlace de la escena.

Sostiene Pedro J. Ramírez que en el actual escenario político español la monja enana es Soraya Sáenz de Santamaría. No entiendo bien, ni mal, el motivo; pero eso sostiene el periodista.

Escribe Ramírez un artículo muy imaginativo que rememora a Fellini, un gran director, que tan imprescindible ha sido, tanto en nuestro imaginario como en la cultura del sur de Europa.

De otro lado, de mi cosecha en el grupo de Facebook del Cañizo les he puesto un vídeo  del grupo “La Monja Enana“, un conjunto de música electropop española que debutó en 1997.

 

Las excursiones de la derecha

Continúa el Partido Popular de Güímar con la provocación más soez y el culto a la infamia. Ahora a la alcaldesa le ha dado el punto por llevar a un grupo de güímareros a visitar el conocido como Valle de los Caídos, así lo bautizó la propaganda franquista. Si fuera una visita privada nada habría que objetar porque los fascistas van a donde les da la real gana; sin embargo, se trata de un viaje organizado con los impuestos que pagamos todos y eso es harina de otro costal.

La belleza

Encuentro en las entradas de las personas que leo en Facebook un hilo conductor, una quintaesencia que aparece en casi todos los comentarios. Me da esa impresión.

La temática de cada uno de los  mensajes puede ser encuadrada en uno de los tres pilares que, según Platón, sustentan el conocimiento humano: la verdad, la belleza y la bondad; a lo que hay que unir, puede que lo diga sin acierto, una imprecisa pose de los autores, inconsciente la mayoría de las veces, al menos eso parece.

Los políticos constituyen la excepción; son muy dados al postureo y a la matraquilla que conlleva.

Hecha la anterior introducción, no sé si viene ahora a cuenta indagar ahora sobre la belleza, que, como he señalado, constituye un fijo en las opiniones y en las propuestas de las redes sociales. Lo de venir a cuenta lo digo pensando en el interés que quien me lea pueda tener en el tema. A lo peor mi postulación apresurada sobre cuales sean los hilos conductores de las entradas subidas a las redes sociales carezca de interés y se trate sólo de una mera disquisición que, sin pena ni gloria, traspone a dormir el sueño de los bits en algún disco duro de vaya usted a saber dónde.

Aclaro que la justicia, una referencia que también es muy común las opiniones viene a ser tanto como ensayar sobre la verdad, procurar la búsqueda de la verdad. Así lo pensaba Albert Camus que dejo escrito que: «Sólo una cosa en la Tierra parece mejor que la justicia; y es, si no la verdad en sí, la búsqueda de la verdad».

Ahora, como digo, me voy a dar un garbeo por lo que sea la belleza; paseo o divagación que en modo alguno pretender ser exhaustivo sino más bien un entretenimiento en esta canícula.

Oscar Wilde en el prefacio de su libro “El retrato de Dorian Gray” señala que «los que encuentran bellas intenciones en cosas bellas, son cultos. A éstos les queda la esperanza». También que «existen los elegidos para quienes las cosas bellas significan únicamente belleza».

Les dejo un trozo de la película «American Beauty». Se trata de la escena de la bolsa de plástico que, empujada por el viento, parece tener vida propia. Ricky Fitts va hablando mientras la bolsa gira en el aire:«A veces hay tanta belleza en el mundo. Siento que no la aguanto. Y mi corazón, simplemente, se va a rendir».

 

Ha muerto Yves Bonnefoy

El poeta, ensayista y traductor francés Yves Bonnefoy, una de las grandes voces literarias en la Francia contemporánea, murió este viernes a los 93 años, informa hoy el diario «Le Monde».

Un pequeño homenaje desde esta página con unos versos suyos:

A menudo en el silencio
 
A menudo en el silencio de un abismo
Oigo – o deseo oír , no sé-
Un cuerpo que cae entre las ramas. Larga y lenta
Es esta caída; ningún grito
Viene nunca a interrumpirla y darle fin.
 
Entonces pienso en las procesiones luminosas
En un país que no nace ni muere.

El vino de la vieja

Les propongo hoy la lectura de una escena de la novela de Cervantes “Rinconcete y Cortadillo”. Es aquella en la que una vieja trasiega, sin tomar aliento, «un traguillo» de unos dos litros de vinos.

Sea como vos lo ordenáredes, hijo -respondió la vieja-; y, porque se me hace tarde, dadme un traguillo, si tenéis, para consolar este estómago, que tan desmayado anda de contino.

-Y ¡qué tal lo beberéis, madre mía! -dijo a esta sazón la Escalanta, que así se llamaba la compañera de la Gananciosa.

Y, descubriendo la canasta, se manifestó una bota a modo de cuero, con hasta dos arrobas de vino, y un corcho que podría caber sosegadamente y sin apremio hasta una azumbre; y, llenándole la Escalanta, se le puso en las manos a la devotísima vieja, la cual, tomándole con ambas manos y habiéndole soplado un poco de espuma, dijo:

-Mucho echaste, hija Escalanta, pero Dios dará fuerzas para todo.

Y, aplicándosele a los labios, de un tirón, sin tomar aliento, lo trasegó del corcho al estómago, y acabó diciendo:

-De Guadalcanal es, y aun tiene un es no es de yeso el señorico. Dios te consuele, hija, que así me has consolado; sino que temo que me ha de hacer mal, porque no me he desayunado.

-No hará, madre -respondió Monipodio-, porque es trasañejo.

-Así lo espero yo en la Virgen -respondió la Vieja.

El barril de los higos pasados

A algunos sostienen que no está pasando nada de nada, que eso de la política es un rollo en el que no vale la pena perder el tiempo. Bueno, al fin y al cabo una suposición así también es un posición política; harina de otro costal puede ser si esa postura, vista objetivamente, beneficia o perjudica a quien la sostiene; si la objetividad es posible en las relaciones humanas.

Con el resultado electoral en la mano, las gentes están encantadas con el gobierno que a trancas y barrancas nos asola. Los ojos se le hacen chiribitas de puro amor al personal cuando oyen hablar de Rajoy, Montoro o Ana Pastor, esa derecha que los medios de comunicación nos presentan como una derecha leve y un poco llevada por la corriente de los acontecimientos. Una derecha sostenida por unos medios que presentan como decisiones inevitables lo que no es más que decenas de decisiones encadenadas que continúan desviando la riqueza del país hacia la élites.

Aquí les dejo lo de hoy, casi nada:

“Los datos de ejecución presupuestaria del Estado correspondientes a abril de 2016, últimos publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Publicas, no admiten duda: de los 27.085 millones de euros ingresados por impuestos durante los cuatro primeros meses del año, 12.086 millones (es decir, el 44,6%) procedían de los directos y 14.999 (el 55,4%) de los indirectos”.

¿Qué quiere decir? Simple, como ya no pueden ordeñar más a la clase media, han añadido a la sala de ordeño a las clases más desfavorecidas; porque el mismo pan come el rico que el pobre, pero una vez cargado con el IVA o el IGIC el desfavorecido paga (en proporción a su nivel de vida) cien o doscientas veces más.

No pasa nada, nadie se dio cuenta y sigue la fiesta, obviamente hasta que se acaben los higos pasados del barril.

Nueces

Mañana Corredera, esa señora que tiene relación, no sé cual, con un programa de la televisión; esa señora, digo, va a caer sobre Güímar tal como lo hizo la 101 división aerotransportada del ejército de los Estados Unidos de América sobre Normandía el 6 de junio de 1944. Se va a tirar sobre un campo de batalla en plena efervescencia política. A nada que se descuide va a largar en su pregón aquello tan famoso que le contestó general de brigada Anthony McAuliffe de esta división a un militar alemán que le sugería la rendición porque el americano llevaba la peor parte en el cruce de carretera de Bastogne: ¡NUTS!; lo cual debe traducirse por nueces, pero, como ya ustedes imaginarán y dado el contexto guerrero en que se produjo el requerimiento, realmente, se mentaban determinadas partes del cuerpo, de la misma apariencia más o menos, que ese fruto seco. Si ustedes se han tomado la molestia de seguir el enlace que más arriba les he puesto comprenderán de inmediato que esta proeza de la Corredera no es nada buena para su salud porque, a lo que se lee, anda pachuchilla.

Se salen

Los grandes grupos económicos españoles llevan a cabo estos días un ímprobo esfuerzo para perpetuarse en el poder. Aquí había, y hay, una fiestita que consiste en que los del capitalismo de colegas se lo llevan crudo a cambio de un escueto tres por ciento para los macarras del voto; lo cual es un soberbio negocio, para ellos, por supuesto. Estén atentos a los guiños y las señas de esta timba de tahúres del Misisipi que lo están dando todo para que los ninis y los visionarios de Si Se Puede no arramblen con el pastel de sus sueños y cuidados.

La reforma laboral del Partido Popular

El Partido Popular sin cortarse un pelo ha impuesto en las relaciones laborales española la desintermediación. ¿Qué significa? Pues que se ha ido imponiendo un modelo de relaciones laborales en los que las empresas se benefician de la incapacidad de la Administración laboral para frenar y poner coto al abuso en los horarios laborales abusivos, mas que nada por la falta de medios de la inspección de trabajo y también, es evidente, por el escaso interés de la derecha en reforzar estos medios de protección de los trabajadores.

En el sur de Tenerife, en nuestro mejor momento turístico en años, se imponen a los trabajadores jornadas maratonianas de trabajo bajo el paraguas ficticio de una media jornada laboral que se confunde con la mitad del día astronómico, esto es, doce horas.

El Partido Popular se ha cargado sin despeinarse los sindicatos, los convenios colectivos, los horarios laborales, la inspección de trabajo y el orden judicial, este último totalmente inoperativo por falta de medios.

Los salarios de los trabajadores han bajado en promedio estos últimos años, a la vez que han aumentado el número de horas de trabajo efectiva, al mismo tiempo,  la pobreza estructural se ha ido cebando en miles de familias que están siendo esquilmadas por un capitalismo atroz sostenido en los pueblos de la isla por unos indocumentados.

Robaperas

Cuando un político utiliza la moral cristiana para avalar el ejercicio del poder sobre las gentes que gobierna, mal va el asunto. ¿De qué sirve acudir a los actos religiosos para darse puñetazos en el pecho como coces de mula si, luego, en definitiva, le demuestran al interfecto que sólo es un vulgar robaperas? A lo peor cometo un desliz semántico y el concepto que encierra la palabra no llega a lo que quiero apuntar porque, a fin de cuentas, el robaperas es el individuo de poca valía que comete faltas de escasa importancia y, dado el caso, y eso lo tienen que afirmar los tribunales, mamarse el dinero público distrayendo latas de gasolina merece un mayor reproche social.

Distraer gasolina siempre ha sido un deporte la mar de practicado en la Administración pública y en las empresas privadas españolas. Sé de un amigo empresario que disminuyó sus gastos en esta materia cuando instaló una estación surtidora en su propia empresa. La carne es débil cuando hablamos de octanaje.

La alcaldesa de Güímar, a la luz de un comunicado que ha emitido ante la denuncia que ha hecho la oposición sobre este asunto, ha venido a reconocer la laxitud que ha mostrado el Ayuntamiento de Güímar en este asunto. Al tenor literal de la ley, comprar gasolina con la tarjeta asignada a un vehículo para otros usos o para otros vehículos constituye un delito de malversación de caudales públicos. Luego vendrán las explicaciones y la valoración de que puede dejar de ser reprochable el acto si la alcaldesa pretendía ahorrar trámites administrativos y simplificar su gestión. Hablo de la alcaldesa porque la tarjeta denunciada, la del Seat, corresponde a su gestión directa, según de desprende de lo publicado.

Las denuncias de la oposición no cogen a nadie desprevenido, y más si se es asiduo de la actualidad local publicada en las redes sociales, porque se ha dado noticia hasta la saciedad de que los concejales y el personal de confianza del Partido Popular han destinado de manera asidua los coches oficiales para uso particular. Es lo que tienen los pueblos: todos nos conocemos y cuando ves llegar al robaperas de turno con su novio, a las cuatro de la mañana, de jarana, besos y amor, a bordo de un coche oficial, pues eso: vas y los comentas en la plaza, en el bar o en las redes sociales, que de algo hay que hablar. Semos así para desesperación de quienes desean que la función pública sea un refugio para su intimidad trincona y de mamandurria en lugar de una actividad con paredes de cristal.

Comienza la campaña electoral

Tablones electorales junto al ayuntamiento de Güímar

Comienza la campaña electoral y el PP no pone carteles de Rajoy. Ciudadanos no ha llegado a Güímar. Y CC y PSOE continúan con la manía de los carteles enormes. En fin. Dos semanas y ya. 

Democracia participativa con estructura representativa delegada en tiempo real, un ejemplo

La democracia participativa es un anhelo de cualquiera que considere a todos los seres humanos iguales. ‘Un hombre, un voto’, ese lema en el que la humanidad parece haberse puesto de acuerdo al menos como idea principal y central de la democracia jamás ha sido posible en la práctica. ¿Cómo podríamos conseguir hacer realidad esta idea? Pongamos un ejemplo.

Supongamos cualquier organización ciudadana con suficientes miembros como para hacer imposible, por tiempo, por lejanía o por cualquier otro motivo el voto directo. Es decir, planteada una disyuntiva a resolver por votación, que esta sea imposible de manera asamblearia. La legitimidad del resultado de la votación quedaría lastrada por la imposibilidad de todos los miembros de la asamblea de acudir a la convocatoria y opinar. Por concretar imaginemos que se trata de un ayuntamiento de un pueblo de 1000 habitantes.

Supongamos ahora que mi voto se puede delegar, yo decido quién vota por mí, en tiempo real (esto último es imprescindible). Supongamos también que el voto es obligatorio (en nuestro ejemplo la abstención se contaría como un voto válido). En este ejemplo se presenta a votación el gasto de 100.000 euros para realizar una cancha deportiva. De las 1000 personas que componen el censo del pueblo, 700 han delegado su voto para todas las votaciones en 7 “políticos” con la siguiente estructura de voto (insisto que con este modelo la estructura de votantes-representantes puede cambiar en tiempo real):

Censo del pueblo 1000
Ciudadanos que prefieren votar directamente 300
Votos delegados 700
Pepe Socialista 167
Ana panadera 235
Josefa liberal 50
Juana Animalista 25
Alonso Derecha 112
Luis Inconformista 13
Pili Jubilados 98

Le he puesto a lado del nombre un apellido que es muy de pueblo, y que indica de qué pata cojea cada uno de una manera rápida y sencilla ;-D .

Después de un debate de meses, de que los técnicos hayan avalado la viabilidad del proyecto y de que se haya comprobado que hay perras (euros, cash, money, lereles) para hacerlo llega el día en que se tiene que votar. No lo he dicho, pero el sistema de votación evidentemente es electrónico y controlado por un ordenador central que se ocupa de que no haya engaños, sin trampa ni cartón (explicaré otro día cómo es esto posible hoy con el desarrollo tecnológico actual).

A los 1000 habitantes de nuestro pueblo ficticio les llega un mensaje al teléfono móvil (por simplificar) que dice que va a haber una votación, que dicha votación se producirá en unas horas y que tienen ese tiempo para validar su voto.  En ese tiempo pasa lo que verán en la siguiente tabla, es importante entender que el voto es de cada uno y que lo puede cambiar o no delegar cuando le de la gana:

Censo del pueblo 1000 cambios
Ciudadanos que prefieren votar directamente 300 50 350
Votos delegados 700 -50 650
cambios voto delegado
Pepe socialista 167 -25 142
Ana panadera 235 35 270
Josefa liberal 50 0 50
Juana Animalista 25 -15 10
Alonso Derecha 112 -12 100
Luis reformista 13 -13 0
Pili Jubilados 98 80 178

Es decir un total de 50 personas (en total) han cambiado su forma de votación pasando de voto delegado a voto directo (votan por sí mismos)

También entre los que tienen delegado el voto ha habido cambios, de manera que Pepe Socialista ha perdido apoyos, Ana los ha ganado otros han perdido apoyos para esta votación, de hecho Luis Reformista ha delegado hasta su propio voto, seguramente porque no tiene claro qué votar. En cambio Pili Jubilados ha añadido a su cartera 80 votos  de jubilados que no quieren que se gasten sus impuestos en más polideportivos y que siempre han dicho que prefieren que se destine ese dinero a una buena parranda canaria (con 100.000 euros estarían de tenderete hasta el final de los días).

Llega el momento de la votación y en el teléfono móvil te aparece la misma. Si no votas, tu voto va a abstenciones. Puedes votar Sí, No, o abstenerte. Si tienes el voto delegado el sistema simplemente te avisa de qué se ha hecho con tu voto (por ejemplo yo lo tengo delegado en Ana Panadera y ha votado SI, por tanto yo he votado Sí)

Estos son los resultados de la votación:

SI NO Abstención
Voto directo 350 150 100 100
Pepe socialista 142 142
Ana panadera 270 270
Josefa liberal 50 50
Juana Animalista 10 10
Alonso Derecha 100 100
Luis reformista 0
Pili Jubilados 178 178
662 338 100

Es decir, se va a construir la cancha deportiva.  Los jubilados no tendrán su tenderete. Luis Reformista no tiene criterio. El socialismo y la derecha se han puesto de acuerdo. La liberal no quiere que se mueva un duro de dinero público. Los animalistas prefieren que se gaste el dinero en el medio ambiente y la protección de la fauna. En fin, cada uno de su padre y de su madre. Pero profundamente democrático.

Con este sistema que describo todas las decisiones importantes se pueden tomar por votación directa. Los partidos políticos perderían su poder y el foco estaría siempre en los ciudadanos. La premisa “Un hombre, un voto” quedaría garantizada siempre.

La contabilidad transparente y publicada

Anoche llovió en Güímar. Llovió bastante, en mayo no es habitual que esto ocurra en mi pueblo. Por la mañana pude comprobar que en Arafo y Candelaria también llovió lo suyo. Estoy, por tanto, muy contento. Llueven también euros con facilidad en la administración pública local, aunque no puedo darles datos del 2015 y 2016, pues desde que gobierna CC el área de Hacienda no se publican los datos en la web del Ayuntamiento. Pero mirando los datos de 2014 y extrapolando, les puedo argumentar que el presupuesto del ayuntamiento de Güímar anda en torno a los 13,7  millones de euros, de los cuales menos de la mitad corresponden al Capítulo I (o sea, los gastos de personal). Dato que no está mal comparado con otros entes municipales. Lo que nos deja en unos 7 millones de euros para otras cosas.

La pregunta es ¿se puede hacer más con ese dinero?. La respuesta corta es SI. La larga comienza con un NO, porque es complicado. No hay políticos valientes que estén dispuestos a cambiar radicalmente la estructura de gasto de los ayuntamientos. No lo podemos esperar de partidos populistas con mayorías absolutas que lo único que quieren es perpetuarse y no lo podemos esperar de coaliciones de partidos que se traban unos a otros en las madejas del poder.

¿No hay solución para que el gasto se acerque más a lo que esperan los ciudadanos de sus impuestos? A mí me parece que un buen comienzo sería publicar absolutamente todo. Siempre que no esté afectado por la ley de protección de datos de carácter personal. Me explico.

Publicar todas las facturas, desde las más pequeñas a las más grandes. Si son de autónomos, borrando los datos de carácter personal. Publicar todas las subvenciones, en el momento y la cuantía que se den, de esta manera podríamos saber cuánto aportan y cuándo lo aportan a cualquier entidad de las subvencionadas por el ayuntamiento. Si hay alquileres se sabría, cuánto cuestan y quién los disfruta y si es posible plantear alternativas. Si se reposta combustible sabríamos cuánto y con qué frecuencia. La factura de telefonía móvil una vez publicada (insisto, eliminando datos irrelevantes o de carácter personal) permitiría saber si el contrato es el mejor posible. Si tuviéramos acceso al gasto eléctrico se entendería el tremendo despilfarro que supone. Si supiéramos cuánta agua se compra y cuánto cuesta, podríamos saber el gasto medio por habitante y año. Lo mismo con la basura o con la limpieza de las calles.  Son sólo algunos ejemplos.

¿Qué lleva a los políticos a no publicar nada? El miedo.

Miedo a tener que trabajar. Miedo a que un ciudadano cualquiera, especialista en cualquiera de estos campos, les diga que están despilfarrando el dinero cualitativa y cuantitativamente. Miedo a que de esa información surja la evidencia palmaria de su incompetencia manifiesta para gestionar lo público. Miedo a tener que hacer expedientes administrativos y pedir ofertas para todo. Miedo a no poder repartir las regalías, las prebendas y los favores a su antojo.

Piénsenlo. Tenemos derecho a saber en qué se gastan nuestros impuestos. Tenemos derecho a participar en el gobierno municipal aportando cada uno lo mejor de su oficio, fiscalizando cada factura, cada gasto, en el ámbito de nuestra especialidad. Tenemos derecho a saber qué político no justifica con trabajo el sueldo que le pagamos.

Por cierto, hoy hay pleno en Güímar.

La moción de censura de San Pedro

Los días de San Pedro son especiales. Las jacarandas floridas anuncian la llegada del tórrido verano. Izaña cambia de color una vez más con la floración de la hierba pajonera y los restos de la retama. Los parrales en su plenitud de la costa a la cumbre reciben los mimos de los viticultores. Huele a azufre en el Puente de Guaza y… se ponen mociones de censura. 

No sé por qué esa manía de censurar por San Pedro. Nos lo tenemos merecido quizá, los censurados dejan las fiestas a medias y los censurantes se encuentran en la verbena del 28 por la noche como pulpos en el garaje de la Casa de la Cultura. En esta ocasión, no han parado de anunciar la moción censuradora por activa y por pasiva. Hasta la alcaldesa, Carmen Luisa Castro, ha declarado en prensa que las mociones “no se anuncian, se presentan”; como si le molestara que los opositantes a la poltrona no guardaran la fórmula ortodoxa de la traición política.

La moción de censura no acaba de llegar, incluso después del esperpento del pasado Pleno Municipal donde el reconocimiento de que debían perras consistoriales (sobre el medio millón de lereles) a medio pueblo para que por lo menos los empresarios pudieran cobrar, lo aprobó el PP en solitario con el NO del PSOE, la abstención del SSP y la incomparecencia ¿o será indecencia política?) del socio de gobierno CC. Ni siquiera con esas llegaron a estampar la firma censurante los ediles del pueblo ingranador. Granan las jacarandas, granan las uvas pero no grana ni granará nunca Güímar.

Por poner las cosas en su sitio, presuntamente, porque las condiciones son difíciles de garantizar para todos. Déjenme adivinar… que me divierte, insisto, jugar a adivino:

Teoría Unificada de la Censura por San Pedro (política ficción)

PSOE pide que el alcalde sea Airam Puerta, que se ausente el líder de CC (Javier Mederos) rapidito y poco más. El líder de CC pide que para que esto sea posible se habilite un retiro honorable para si mismo, pero él mismo no se fía de la durabilidad de dicho retiro. ¿A que soy retorcido? Esperen que nos queda lo mejor… Sí Se Puede pide su programa completo de aquí a final de año y pide , por pedir, que dimita antes que nada el líder de CC de manera que quien finalmente rubrique la moción de censura sea ¿Verónica Jorge? De esta manera es más difícil que el PP pueda asimismo presentar una contra moción de censura en unos meses con facilidad.

Para que concurran todas estas circunstancias, es necesaria la intercesión de San Pedro y por ello es esta la fecha más probable. ¿A que es lógico?

Bromas aparte, los censuradores no deberían olvidar lo precario de la situación tras la censura, tras la cual un partido de izquierdas, otro de izquierda radical y uno de derechas nacionalista tendrán que vérselas con la oposición de la derecha del PP. Sin olvidar que sólo 27 votos separaron a estos últimos de la mayoría absoluta en las pasadas elecciones. No es fácil que la opinión pública no vea en ello una traición a la voluntad democrática. Por mucho que las alcaldadas de Luisa Castro nos parezcan aberrantes a muchos demócratas. La oposición está para oponerse y para votar NO cuando se despilfarra dinero y para respetar el rol democrático en el que cada uno fue colocado tras las elecciones. Quiero decir, que no estoy a favor ni en contra ni todo lo contrario pero el espectáculo de los políticos en este pueblo es, una vez más, poco edificante.

Naturalmente Margui

Hoy voy a aconsejarles un blog de una tinerfeña “Naturalmente Margui”. Se trata de una bitácora sobre alimentación natural, medio ambiente, salud y calidad de vida. Y es que como ella misma dice:

https://naturalmentemargui.wordpress.com

Soy, naturalmente, MARGUI, y deseo que poco a poco sean muchos los que visiten mi blog porque la intención del mismo no es otra que la divulgación de la SALUD NATURAL, la ALIMENTACIÓN SALUDABLE, el EJERCICIO FÍSICO, el DISFRUTE y CUIDADO DE NUESTRO ENTORNO y muchas más actividades que nos ayudarán a encontrarnos bien, tanto física como psicológicamente. 

A lo largo de la vida de este blog comprobarás que trato de comentar IDEAS y SUGERENCIAS de forma sencilla y eficaz, adaptándome, siempre que sea posible, a la realidad del día a día y sobre todo aprovechando los recursos caseros y lo que más a mano tenemos. Sin olvidarnos de una inmensa variedad de alimentos que la naturaleza nos brinda y que irán saliendo en los vídeos y recetas que iré poniendo en el blog.

También tiene página en Facebook