Yenko, el perro de la yenka

En política pululan los que antaño figuraban como tiradores de levitas, o sea los licenciados en la adulación y el tejemaneje de la estulticia. Pichones de pluma nívea en la cola para contentar a los quebrantahuesos disfrazados de palomas. Mi amigo Víctor, que es palomero y ocurrente como los catálogos de la  ‘Nike