Martillo de Herejes menta a Dulce Xerach

Días pasados comentábamos en estas líneas la brusca caída del importe de los préstamos concedidos por la banca española y poníamos como ejemplo los propios números suministrados por una entidad insular. El periódico El País, publica en una información fechada ayer que los créditos se han contraído un 95% durante el tercer trimestre del presente año. En el mes de septiembre un bancario que trabaja en una oficina de un banco en el Puerto de la Cruz me susurraba que la negativa a conceder créditos por su entidad era total y que sólo faltaba colocar en la puerta de entrada un cartel que rezase: “No moleste: no damos créditos”; situación que ahora se ve plenamente confirmada, por mucho que el equipo de propaganda socialista del gobierno de España esté realizando ímprobos esfuerzos para que la situación no trascienda o, al menos, quede diluida en el agua corriente de las noticias truculentas, no importa que se esté creando un clima de miedo en la población. Evidentemente los pequeños empresarios y algunas grandes empresas lo están pasando muy mal y no pueden pagar a sus empleados o comprar materias primas o mercancías para continuar sus negocios.