El paraíso de los ciervos y los osos

La foto de Bermejo fue prevista por Berlanga en la ‘Escopeta Nacional’, celebrada película en cuyo guión un industrial catalán paga a tocateja, con gran dolor de su corazón y más de su bolsillo, las andanzas cinegéticas de un ministro franquista; dispendio que realiza con la esperanza de que el político, vía Boletín Oficial del Estado, le conceda la exclusiva de homologación de los porteros automáticos que fabrica. Entre tanto, el ministro a lo suyo, o sea, acariciar a gatillo y plomear a ciervos y perdices de la estepa castellana, deporte muy del gusto de los prebostes y mandatarios de aquella política franquista y también de esta otra política nuestra de cada día, amén.