El accidente exótico

El comentario que hoy hace a mi artículo Yomismo me ha ruborizado. Me ha recordado un pasaje del capítulo segundo de ‘El Retrato de Dorian Gray’, del escritor británico Oscar Wilde: “Al ver a lord Henry, un ligero rubor le coloreó las mejillas y se puso de pie. -Le ruego que me disculpe, Basil, pero no sabía que tenía compañía”.