Técnicas y tácticas

En la última entrada que publiqué ha habido una amplia discusión sobre la eventual posibilidad de redactar de un reglamento municipal que impida de forma indirecta, pero no por ello menos efectiva, la trasmisión de las sesiones plenarias que se celebren en el Ayuntamiento de Güímar; lo cual me llena de satisfacción porque el debate constituye un ejercicio democrático muy loable. A fin de cuentas, no es probable que alguno de los tertulianos haya convencido a otro, sin embargo, entre todos hemos contribuido a que el lector interesado forme su propia opinión sobre esta prohibición que, según sostengo, atenta contra la libertad de información.